Almogávares de Europa III

Acaban de acceder al foro Almogávares de Europa III. Foro de Recreación Histórica.Más de una década dedicados al estudio de la gesta de los almogávares. VIA SUS..!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Nuevo foro ALMOGÁVARES DE EUROPA III, más de una decada dedicada al estudio de la Gesta almogávar. Entra, conectate con tu login de siempre o a través del que tengas en FACEBOOK, y explora sus posibilidades.

Comparte | 
 

 Toma del Castillo de Chio y el puig del codol. 1235

Ir abajo 
AutorMensaje
almansinho
moderador
moderador
avatar

Mensajes : 3019
Fecha de inscripción : 22/12/2006
Localización : Almansa

MensajeTema: Toma del Castillo de Chio y el puig del codol. 1235   Dom Oct 21, 2012 5:47 pm

Tomada la célebre ciudad de Valencia, entonces corte del famoso moro Zaén, asuntos particulares obligaron a D. Jaime el Conquistador a marchar a Mompeller, dejando sin concluir personalmente la conquista de aquel reino. Nombró gobernador de la ciudad al insigne caballero D. Jimeno Pérez, y para defensa de la tierra conquistada seis mil hombres, distribuídos en tres guarniciones, una de ellas compuesta por los tercios de Daroca, Calatayud y Teruel, designando generalísimo de sus armas a su tío D. Berenguer de Entenza, señor de Mora y Falcet, a quien se juntaron los dos grandes maestres del Temple y de San Juan, con otros caballeros ilustres de Aragón, que fueron D. Fernán Sánchez de Ayerbe, D. Pedro de Luna, D. Pedro Jiménez Carroz, D. Ramón Cardona y D. Guillén de Aguilón. Zeyt Abuzeyt fué destronado por Zaén y se pasó a los cristianos, llamado después de su conversión D. Vicente Belbis.
Luego que el rey partió, los tercios de Daroca, Calatayud y Teruel determinaron apoderarse del fuerte castillo de Chío,



distante tres leguas de Játiva, situado en un monte enriscado, donde se habían refugiado muchos de los moros que salieron de Valencia. Las tropas cristianas tomaron los desfiladeros del castillo para impedir toda clase de comunicaciones y escogieron como punto estratégico de sus operaciones el Puch del Codol, llamado el Cabezo de la gran piedra, situado en las riberas de Luchente. Los moros del castillo, que estaban observando todos los movimientos de los cristianos, hicieron sobre los muros grandes hogueras y tocaron las trompetas y atabales para avisar a sus vecinos moradores. Pronto cundió la alarma por todo el territorio. Enterado Zaén, logró en breve tiempo reunir Luchente - Castillo de Chioun numerosísimo ejército y resolvió apoderarse de la pequeña hueste cristiana y recuperar la capital del reino perdido. No tardó en caer sobre el Puch del Codol, ocupando los valles, desfiladeros y gargantas, guarneciendo las entradas y salidas que guiaban a la altura del monte con objeto de que no pudieran huir, pues Ios creía perdidos, no sólo por las bien armadas tropas que llevaba, sino también por el excesivo número de ellas, que, según las crónicas, por cada cristiano había cien sarracenos. Los nuestros contaban 400 caballos y 4.000 infantes. La víspera de la batalla, Zaén acampó con sus huestes a vista del castillo de Chío;
colocaron las tiendas de campaña, sonaron los clarines, diéronse órdenes, rodearon todo el monte y esperaron que pasase la noche para dar al día siguiente la señal de ataque.
Don Berenguer de Entenza reunió consejo de guerra con los cinco capitanes que dirigían los tercios, compuestos en su mayoría de almogávares;
hallábase también el destronado rey de Valencia, Zeyt Abuzeyt, corno capitán, de los moros de su bando.
En aquel consejo se determinó que al rayar el alba se celebrase, misa de campaña y comulgasen los seis Luchente - Castillo de Chiocapitanes, ya que no había tiempo para que se confesasen todos los de la milicia, y terminada la misa, a una señal dada se lanzaron todos con el mayor ímpetu posible contra el enemigo, dispuestos a morir o vencer.
Al amanecer, sobre la gran piedra que tenía la forma de una mesa-altar, se levantó un magnífico pabellón adornado con banderas y trofeos militares. Dispuesto todo mosén Mateo Martínez, hijo de Daroca, párroco de San Cristóbal y capellán de los tercios, comenzó a vestirse los sagrados ornamentos. Mientras tanto, D. Berenguer de Entenza dispuso que quedasen vigilando las cuatro partes de la falda del monte 50 soldados de los más bravos, 50 en cada una de ellas, para evitar una sorpresa o resistir el primer choque del enemigo. Dirigiéndose a todos en. aquel solemne momento, pronunció una breve arenga llena de entusiasmo guerrero y de confianza en el Dios de las batallas;
luego mandó colocar la tropa alrededor de aquel cerro, y puestos todos de rodillas, con las espadas desenvainadas y desplegadas las banderas, el sacerdote Angel sosteniendo los Sagrados Corporales (1,41 x 0,52 m.) (Conjunto de tablas sobre el suceso de los Sagrados Corporales y los Reyes Católicos)dio principio a la santa misa. Con fervorosa devoción estaban, cuando en el espacio que media entre la consagración y la sunción, los moros, con gran estruendo y gritería, comenzaron el asalto del monte. Los nuestros, dejando solo al sacerdote en el altar, corrieron al combate. El sacerdote parece que debiera haber sumido todas las formas, como era natural en tan críticos momentos, para que no fuesen profanadas, mas no fué así, sino que sumida la del sacrificio, recogió las restantes en los corporales y las escondió lo mejor que pudo en un pedregal que había al pie de una palma.
Trabóse el combate con increíble ardimiento y después de tres horas de sangrienta lucha, los moros se dieron a la fuga. Al volver los cristianos victoriosos, el sacerdote llevó las formas otra vez al altar, pues los capitanes le suplicaron se dignase darles la sagrada comunión para dar gracias a Dios por tan señalado triunfo. El sacerdote, al desplegar los corporales, halló las sagradas formas convertidas en sangre y pegadas a los corporales. Tan sobrecogido y turbado quedó, que cayó absorto de rodillas. Don Berenguer, acercándose al ara, le dijo: "
Buen padre, ¿cuál es la causa de vuestra detención?"
Y el sacerdote, exhalando suspiros y derramando lágrimas, tomó en sus manos los corporales y no dio otra respuesta que la de volverse hacia los capitanes y soldados y mostrarles las formas tenidas en sangre. "
¡Milagro! ¡Milagro!"
, exclamaron todos, arrebatados de religioso entusiasmo. Entretanto, los moros se rehicieron y volvieron al asalto. Los nuestros, confiando en el Dios que tan visiblemente los protegía, se arrojaron de nuevo al combate, mientras el sacerdote, colocado en la eminencia del monte, enarbolaba aquel estandarte para infundir aliento a los cristianos.
La lucha fué horrenda;
quedó el campo cubierto de cadáveres y trofeos de guerra. De los nuestros, apenas hubo Batalla de Chio (1,23 x 0,52 m.) (Conjunto de tablas sobre el suceso de los Sagrados Corporales y los Reyes Católicos)bajas;
la victoria fué completa;
los moros abandonaron el castillo de Chío y de él tomaron posesión los nuestros a la mañana siguiente. Este portentoso milagro tuvo lugar en febrero de 1239

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.almogavares.es.vu/
almansinho
moderador
moderador
avatar

Mensajes : 3019
Fecha de inscripción : 22/12/2006
Localización : Almansa

MensajeTema: Re: Toma del Castillo de Chio y el puig del codol. 1235   Dom Oct 21, 2012 5:56 pm

Y cerca de este castillo de Chio (castell de xiu), es donde se suceden los acontecimientos de la sublevacion de alcoy citados en este otro hilo:
http://almogavares.foros.ws/t1949/sublevacion-en-alcoy-1273/

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.almogavares.es.vu/
 
Toma del Castillo de Chio y el puig del codol. 1235
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Castillo de Ponferrada
» GRANDE Yeiper Castillo
» 20120409 - Puig Campana, ESPOLÓN CENTRAL, Vº
» 20130511 – CASTILLO D'ACHER 2390M
» Alí Castillo es el “comodín” de las Águilas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Almogávares de Europa III :: Categoría de muestra :: EPOPEYA ALMOGÁVAR-
Cambiar a: